Integrated Building Management - Weather Forcasting

Previsiones climáticas

Necesidades

Mientras que en el pasado los sistemas de control eran en gran medida sistemas «de respuesta», los edificios modernos requieren algoritmos de control que los hagan cada vez más «predictivos». La diferencia es que los sistemas de respuesta reaccionan después de haber detectado una desviación con respecto a las condiciones deseadas, mientras que los sistemas predictivos tienen en cuenta la información pronosticada en sus algoritmos de control. Por ejemplo, un sistema de respuesta, si detecta un descenso de la temperatura de una habitación por debajo del punto de consigna, encenderá los calefactores para compensarlo. Un sistema predictivo intentará determinar las influencias medioambientales en la temperatura de la habitación y activar los calefactores según sea necesario, antes incluso de que descienda la temperatura de la sala.

Esto es especialmente importante en una época en la que los generadores de energía han sido diseñados para temperaturas de suministro bajo, sin demasiada capacidad extra: el fracaso a la hora de reaccionar con la suficiente antelación podría tener como conse­cuencia unas condiciones no ideales en la habitación que se mantengan lo suficiente como para que los usuarios del edificio se sientan incómodos. En aquellos sistemas de distribución del calor que reaccionan lentamente, como la calefacción por suelo radiante o la activación térmica en el hormigón, este efecto es aún más pronunciado. Tener en cuenta las condiciones climáticas futuras es una herramienta muy útil y efectiva para aumentar la calidad del control, la eficiencia energética y el confort de los usuarios. Consulte la sección «perspectiva» para obtener más información.

Leer más

SOLUCIONES

En todos los casos anteriores la información sobre las condiciones climáticas futuras desempeña un papel fundamental en la eficiencia energética y el confort de los usuarios. Las soluciones de CentraLine, al igual que muchos sistemas BMS clásicos, permite la conexión de estaciones meteorológicas mediante interfaces de protocolo abierto. Sin embargo, este podría ser un modo costoso y no necesariamente preciso de determinar las condiciones climáticas futuras.

Los productos de CentraLine basados en Niagara HAWK, EAGLEHAWK y ARENA BMS Supervisor ofrecen un enfoque adicional: pueden acceder a la información de los pronósticos meteorológicos de algunos sitios web que ofrecen información sobre las condiciones presentes y previstas (temperatura, humedad, lluvia, nubosidad). Estos datos pueden utilizarse en los algoritmos de control para ejecutar las aplicaciones del modo que garantice la mayor eficiencia energética.

Leer más
Weather Forcasting

PRODUCTOS

SUPERVISIÓN

ARENA

ARENA es un supervisor basado en la web para sistemas de calefacción, ventilación y refrigeración y otros sistemas (p. ej. de iluminación, atenuación de la luz, seguridad, prevención de accidentes, etc.). Los sistemas abiertos basados en estándares como BACnet, LONWORKS, OPC, Modbus, M-Bus, KNX, SNMP y otros pueden integrarse directamente en el supervisor.

INTEGRACIÓN INTELIGENTE

HAWK

Plataforma de integración inteligente, con BACnet (IP y MSTP) incl. certificación B-BC, LONWORKS (FTT-10A e IP), Modbus, M-BUS, DALI, KNX, EnOcean, integración de CCTV y control de seguridad y fuego/humo.

CONTROL DE CALEFACCIÓN, VENTILACIÓN Y REFRIGERACIÓN EN PLANTA

EAGLEHAWK

Controlador de edificio integrado con BACnet (ip y MSTP), incluida certificación B-BC, LONWORKS (FTT-10A e IP), ModBus, M-BUS, DALI, KNX, EnOcean. Integración de iluminación, atenuación de la luz y otras aplicaciones para edificios.

PERSPECTIVA

El control predictivo mediante el uso de datos meteorológicos futuros resulta especialmente importante si se presenta alguna de las siguientes condiciones:

1. Si las masas de almacenamiento de edificios grandes desempeñan un papel esencial en la calefacción o refrigeración del edificio. Esto es relevante, p. ej., en las aplicaciones de «activación térmica del hormigón». Las masas del edificio se calientan o enfrían por la noche, cuando la energía es más barata. El hormigón libera el la energía calorífica/frigorífica almacenada lentamente a las habitaciones al día siguiente, lo que permite el arranque tardío de la climatización y por tanto se ahorra en el consumo energético de la «hora punta». Sin embargo, hay que evitar enfriar el hormigón si el día siguiente va a hacer frío: puesto que la energía frigorífica se almacena en las masas grandes, será necesaria una cantidad inmensa de energía calorífica para compensar el frío de las paredes, techos o suelos además de la temperatura fría del exterior.

2. Si la diferencia entre la temperatura producida y la temperatura de habitación deseada es pequeña. Este es un caso normal en las aplicaciones modernas de calefacción o refrigeración por suelo radiante. En dichas aplicaciones puede llevar horas compensar un descenso de 1 K en la temperatura de la habitación, por lo que es deseable un sistema que tenga en cuenta las condiciones climáticas futuras para suministrar calefacción o refrigeración antes de que la temperatura de la habitación se vea adversamente afectada.

3. Sistemas en los que se utilizan acumuladores para almacenar la energía de calefacción y refrigeración. Estos acumuladores se cargan normalmente cuando la energía resulta barata, para emplearla al día siguiente en el acondicionamiento de habitaciones sin tener que emplear generadores de energía. Hay que evitar cargar el acumulador si al día siguiente las condiciones climáticas no van a hacer necesario el uso de dicha energía. Si no, la energía se malgastará, ya que es inevitable que los acumuladores la vayan perdiendo con el paso del tiempo.

4. En sistemas en los que se utiliza un mismo acumulador tanto para calefacción como para refrigeración, la situación es aún más crítica: Es necesario conocer las condiciones climáticas futuras para determinar si el acumulador debe utilizarse para la calefacción o para la refrigeración. Si no se determina esto de manera fiable será inevitable «revertir» la carga (p. ej., cambiar de agua caliente a fría), lo que causa un derroche inmenso de energía.

5. Sistemas en los que los generadores de energía de calefacción o refrigeración tienen unas dimensiones tales que no tienen capacidad extra (o apenas la tienen). Compensar un descenso de 1 K en la temperatura de la habitación puede llevar horas, por lo que es deseable un sistema que tenga en cuenta las condiciones climáticas futuras para suministrar calefacción o refrigeración antes de que la temperatura de la habitación se vea adversamente afectada.

Leer más